• * Afirman que están dispuestos a llegar a acuerdos, pero que ejecutivos Equinox Gold, en lugar de conciliar con ellos, “pretenden ganarles por cansancio”

Redacción

Ejidatarios de Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri, advirtieron que la empresa canadiense Equinox Gold se resiste a flexibilizar su postura discriminatoria y, lejos de conciliar, pretende “ganarles por cansancio” porque ya exploran la posibilidad de recurrir al desalojo para reabrir la minera de Los Filos.

El pasado 3 de septiembre, la Mesa Directiva del Ejido de Carrizalillo declaró concluido el convenio que tenía con la empresa Equinox Gold, y acto seguido instaló un campamento en las puertas de acceso a Los Filos.  

La razón, que la compañía canadiense se resistía a validar una serie de cláusulas planteadas por los habitantes con el ánimo revertir los daños provocados en la salud y el medio ambiente, principalmente.

Señalaron que además de negarse a buscar un acuerdo, la compañía comenzó a manejarse con mucha prepotencia, discriminación y hasta racismo en contra de los representantes del ejido, que insisten en revisar los términos del convenio.

Por esa razón, después de varios meses de buscar un acuerdo, los titulares de la tierra donde opera la minera decidieron suspender el convenio, cerraron las instalaciones y pararon las actividades de más de mil trabajadores.

La última charla la tuvieron el pasado lunes 7 de septiembre por la mañana, los representantes de la compañía se levantaron de la mesa porque los ejidatarios se negaron a levantar el bloqueo para permitir el reinicio de los trabajos de explotación.

Los titulares de la tierra señalan que no pueden levantar el bloqueo, porque sería quedarse sin ningún elemento de presión frente a los ejecutivos de la empresa, que hasta el momento mantienen una actitud prepotente.

“Hasta ahorita la empresa sigue en una postura y actúa de manera racista, no quieren ver las cosas reales del convenio, entonces le están apostando al desgaste, ya vimos que quieren usar la fuerza pública, están pensando en un desalojo y nosotros solo les decimos que vamos a defender nuestros derechos”, anotó el vocero que mantiene su identidad bajo reserva.

Aclaró: “Nosotros con el estado, con el Gobierno de la República y el municipio (Eduardo Neri) no tenemos nada, pero sí aclaramos que vamos a defender nuestros derechos a como dé lugar”.

Explicó la razón de su aseveración: “El lunes se presentaron dos convoyes de militares y se regresaron ahí donde tenemos el plantón, en la entrada, no se bajaron ni nada, pero fueron a checar y pensamos que están penando en un desalojo, no se descarta que puedan tener esa intención”.

En consecuencia, los pobladores que participan en el movimiento hicieron un llamado a los tres niveles de gobierno para no permitir que en ese caso prevalezca la cerrazón de la compañía, pues hasta el momento, las acciones del ejido no trastocan el Estado de Derecho.

“Lo que hacemos no es ilegal, es un derecho a defender nuestras tierras y vamos a llegar a un acuerdo, estamos abiertos al diálogo y lo que queremos es que se nos atienda como debe de ser”, anotaron.

Agregan que nunca se ha cerrado la carretera que desde la cabecera municipal de Eduardo Neri llega hasta Carrizalillo, solamente se han bloqueado las puertas de la minera, por lo que no se justificaría una embestida contra quienes permanecen en el campamento desde la semana pasada.