21.1 C
Chilpancingo
martes, 5 julio , 2022

En Chilapa “tenemos ese miedo a la muerte”, opina el Obispo Rangel

Te recomendamos

- PUBLICIDAD -
  • * El responsable de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa afirmó que en esa ciudad “se está muriendo mucha gente” por COVID-19, incluso más de la que reportan oficialmente

Redacción

El obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, alertó que en esta última ciudad “se está muriendo mucha gente” a causa de la pandemia de COVID-19, incluso más de la que reportan oficialmente.

- Patrocinado -

Este domingo, el prelado encabezó la misa de la una de la tarde en la concatedral de Chilapa, durante la cual reflexionó sobre los alcances de la pandemia a nivel nacional y estatal.

Particularmente se refirió a la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, que está bajo su jurisdicción.

“La pandemia de coronavirus da miedo, se está muriendo mucha gente en Chilapa, tenemos ese miedo a la muerte, al contagio”, expresó.

- Patrocinado -

Rangel Mendoza incluso comentó que cuando iba de camino a ese municipio, les pidió a las monjas no acercarse a las personas, pues Chilapa registra una tasa elevada de contagios y decesos.

De acuerdo con la estadística oficial, ese municipio de la región Centro registra 44 casos confirmados, 11 sospechosos y nueve defunciones.

Sin embargo, Rangel Mendoza advirtió que la realidad es mayor.

- Patrocinado -

Además del miedo a la pandemia, el obispo señaló que la población teme el derrumbe de la economía.

Por este motivo, el prelado señaló que las actividades comerciales no se han detenido, situación que agrava la estadística de contagios.

Particularmente señaló el mercado Baltazar R. Leyva Mancilla, que es la central de abastos más importante de Chilpancingo.

“Hace ocho días no cabía un alfiler, con todo y coronavirus estaba totalmente lleno”, lamentó.

Además, monseñor Rangel señaló que la gente “tiene miedo a la delincuencia”, que podría repuntar con la crisis económica, mientras que en el caso del aislamiento social, muchos “tienen miedo a la soledad”.

Por ello hizo un llamado a los creyentes a “confiar en Dios. Es una cosa indispensable que nosotros tengamos fe en Dios, que tengamos fe en su amor”, insistió.

También llamó a los fieles a cuidar su alimentación durante la cuarentena, para no subir mucho de peso.

 

Sigue grave el hermano del obispo de Altamirano

Por otra parte, la Diócesis de Ciudad Altamirano informó que Olegario, hermano del obispo Joel Ocampo Gorostieta, sigue grave de salud tras ser diagnosticado con COVID-19.

A través de un breve comunicado en Facebook, informaron que sus signos vitales “son estables, pero sigue delicado”.

“No han podido regular su temperatura, sus pulmones están trabajando mejor, se está aferrando a la vida”, se indica.

La esposa de Olegario, Noela Rosbelia, murió el domingo 7 de junio, y su hijo Olegario Josué murió el jueves 11. Ambos fueron diagnosticados con coronavirus.

Tras la muerte de sus familiares, el obispo se mantiene en aislamiento, el cual concluirá este lunes 22 de junio.

- PUBLICIDAD -

Aumentan 70% los contagios de Covid en Chilpancingo

Está en desarrollo la quinta ola de contagios de la pandemia, aunque ahora los síntomas de las personas que...

Últimas Noticias

- PUBLICIDAD -

Te puede interesar...

- PUBLICIDAD -