23.3 C
Chilpancingo
lunes, 5 diciembre , 2022

Repartir Cartilla Moral sería poner a Dios al servicio del César: Carlos Garfias Merlos

Te recomendamos

- PUBLICIDAD -

* El vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano ofreció dura respuesta al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador

REDACCIÓN

- Patrocinado -

El vicepresidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Carlos Garfias Merlos, explicó que la Cartilla Moral que promueve el gobierno federal no se entrega en los templos católicos, primero porque su contenido ya se encuentra en la Sagrada Escritura y en segundo lugar porque no se prestarán a poner a Dios al servicio del César, que para la Iglesia no es moralmente aceptable.
La Cartilla Moral es una obra original del escritor Alfonso Reyes, que se editó por primera vez en 1952, la Secretaría de Educación Pública la reimprimió en 1992 y en 2018, ésta última por indicación del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien recomienda su distribución como parte del proceso para llegar a la elaboración de una “Constitución Moral”.
Al respecto, Carlos Garfias Merlos, hoy arzobispo de Morelia y antes de Acapulco durante varios años, explicó que la Sagrada Escritura –en particular el Nuevo Testamento– tiene muchísimo más de lo que contiene la Cartilla Moral, toda vez que la fe no se reduce a una moral, porque se trata de un encuentro experiencial con “Jesucristo vivo, encarnación del amor misericordioso del Padre; tenemos los sacramentos, fuente de vida no sólo recta y honrada, sino santa, si es que se viven como debe ser”.
Además, subrayó, porque no se puede utilizar la religión para apoyar a un partido político, aunque sea el gobernante.
“Usar la religión para un proyecto político, aunque sea bueno, es poner a Dios al servicio del ‘César’ reinante, y eso de ninguna manera es moralmente aceptable”, indicó el vicepresidente de la CEM.
A través de un comunicado, aseguró que a pesar de ello la Iglesia católica no reprueba la buena intención del presidente, de insistir en que el cambio del país depende, en el fondo, de la conversión de las mentes, los corazones y los comportamientos.
“Como católicos estamos llamados a una renovación moral de nuestra sociedad; con ella vendrá la paz que tanto anhelamos, pero estamos conscientes de que no usamos la religión al servicio de una política partidista”, dijo.
Monseñor Garfias Merlos expresó que el presidente López Obrador tiene en claro que no bastan leyes para reformar la educación pública, la economía, la seguridad nacional, la política, para combatir la corrupción, para dar prioridad a los pobres y que haya equidad, para lograr respeto a la pluralidad y a la diversidad, si antes no hay un cambio en las consciencias ni valores culturales, morales y espirituales.
Garfias Merlos apuntó que ninguno de los temas que aborda la Cartilla Moral hace campaña de una determinada religión, sino que son principios válidos para toda persona, creyente y no creyente, para la familia y la sociedad.
“La Iglesia Católica en México apoya plenamente los esfuerzos del gobierno para moralizar la sociedad y propone la revisión de la educación y las leyes. El gobierno tendrá que apoyar a la sociedad en general, a las organizaciones civiles con finalidades humanistas en particular y a las asociaciones religiosas para ejercer con mayor libertad su tarea, a fin de trabajar juntos en la superación del grave deterioro social y moral en que hemos caído”, comentó.
También aseguró que sociedad, gobierno e Iglesia están invitados a ser aliados, y a ser corresponsables de cada sector social y de cada dependencia gubernamental, colaborar por la elevación moral de las personas, las familias y la sociedad.
El jerarca afirmó que la distribución de la Cartilla Moral corresponderá a quien se le encomiende y a quien acepte realizarla.
“Lo pueden hacer los hermanos evangélicos, la Iglesia católica o a quienes la autoridad lo solicite y las personas u organizaciones que acepten hacerlo”, indicó.

- PUBLICIDAD -

Últimas Noticias

- PUBLICIDAD -

Te puede interesar...

- PUBLICIDAD -