18.4 C
Chilpancingo
lunes, 16 mayo , 2022

Averígüelo Vargas – Enrique Vargas

Te recomendamos

- PUBLICIDAD -

 

Guerrero, en la encrucijada ¿podrá alguna vez superar sus graves problemas?— El impulso y el trabajo permanente, son la mejor oportunidad para el futuro.— Los municipios son tierras de carencias y pobreza permanentes

- Patrocinado -

 

Enrique Vargas

 

- Patrocinado -

Guerrero es uno de los estados más pobres, atrasados y con rezagos y carencias ancestrales que afectan a gran parte de su población, mientras que quienes están en la posición media económica y socialmente, que son los menos, tienen que enfrentar la delincuencia, las extorsiones y las amenazas a la vida que se producen diariamente.

La economía del estado es bastante pobre, porque no tiene una industria desarrollada que genere riqueza y empleos en todos los niveles, y la agricultura estará apenas por encima de un nivel mínimo de producción y buena parte de ella se destina al autoconsumo, mientras que el turismo, la principal actividad económica, ha perdido buena parte de su atractivo y por lo mismo de los mercados que lo enriquecían anteriormente, pues está ahora limitado a los visitantes nacionales, provenientes de la macrourbe del Valle de México, donde se concentran unos 20 millones de habitantes.

La situación actual es bastante complicada, vemos al gobierno del estado que se multiplica por todas partes para tratar de enfrentar los muchos problemas y dificultades que surgen por varios motivos, a la vez que busca y atrae inversiones y empuja la generación de empleos, en lo que se advierte como una actividad permanente e interminable del gobernador Héctor Astudillo, que no se da un día de reposo, sino que está todo el tiempo recorriendo el estado.

- Patrocinado -

No está solo, lo acompaña casi siempre su esposa, Mercedes Calvo, una trabajadora social que muestra entusiasmo y sensibilidad para ir con la gente más necesitada.

También es frecuente la presencia de secretarios del gobierno federal que siempre traen algo.

Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación está en Guerrero con mucha frecuencia, para atender los graves problemas de la inseguridad y la violencia que desata la delincuencia organizada, siempre respaldado por el secretario de la Defensa Nacional y el de la Marina Armada de México, pero los problemas y las dificultades son persistentes y la delincuencia ataca a la sociedad, lo que no cede, a pesar de esa presencia policiaca y militar de la Federación, más la policía estatal y las casi inexistentes policías municipales.

Sin embargo, la gravedad de la situación no parece disminuir a pesar de los intensos esfuerzos que se hacen en ese sentido, lo que se advierte con el número de homicidios en Acapulco, Chilpancingo, Tierra Caliente, Iguala, Chilapa y otros lugares, de modo que no hay seguridad al transitar por ninguna de las regiones del estado.

¿Es una exageración esta apreciación?

No lo creo, porque es lo que vivimos diariamente, sin dejar de reconocer que se hace un esfuerzo muy importante de las fuerzas federales y la actividad incansable del gobernador Astudillo, que es muy superior a lo que hacían anteriormente los mandatarios estatales, pues uno le dedicó más tiempo a la “dolche vita”, otro a hacer negocios y dejar que sus colaboradores los hicieran también y del reciente, que mostraba una brújula bastante norteada, pero eso se corrigió y los espacios oficiales están para las labores gubernamentales y las muy frecuentes reuniones con grupos de la sociedad, con los que se mantiene un contacto permanente de esa manera.

NO PUEDE NEGARSE QUE EN ESTE GOBIERNO se han hecho esfuerzos importantes para corregir el desbarajuste que recibió en todos los sentidos, con deudas y una actividad económica frenada, con un crecimiento casi inexistente, pero ahora se reciben indicadores nacionales de progreso, de buena aplicación de los recursos, de un buen manejo de la deuda y de creación considerable de empleos, que es la forma más cierta de dar una ayuda personal y familiar constante, pues aunque los salarios no sean de calidad, siempre permitirán abandonar el nivel más grave de las carencias y problemas.

En la actualidad se están sentando las bases para empezar a revertir los indicadores negativos que se han venido arrastrando desde hace bastantes años.

Hay problemas y carencias, violencia e inseguridad, pero de mantenerse la tendencia que se le ha impreso ahora al gobierno, se puede ver la luz al final del túnel, y hacia allá vamos.

LOS MUNICIPIOS SON TERRITORIOS DE POBREZA Y CARENCIAS PERMANENTES.— Si vemos los municipios, la situación es todavía más triste, porque la constante es la falta de recursos de todo tipo, como financieros, materiales y hasta de perspectivas favorables, o ¿acaso será que los munícipes gustan de practicar el deporte de las lamentaciones permanentes?

Acapulco, el más grande, enfrenta una grave situación de inseguridad, pues es donde más muertes se registran diariamente, con problemas presupuestales serios y un gobernante que se advierte inexperto, rijoso, sin un sentido mínimo de entendimiento con las autoridades estatales y federales. Era el que recibía el mejor trato, pero se le hizo fácil morder la mano de quien le alimentaba un gobierno en mejores condiciones y ahí están las consecuencias. Ahora supone que tiene el derecho de violentar leyes estatales y federales para cumplir su capricho de endeudar más a ese gobierno. Mal administra el puerto que debe ser el principal generador de recursos para Guerrero.

Chilpancingo, la capital del estado, padece también una carencia crónica de recursos financieros y aunque el alcalde Marco Leyva lucha por superar las dificultades, le bloquean, por ejemplo, el uso del basurero que está en tierras propias y con una inversión importante, porque el alcalde perredista Hossein Nabor Guillén recibió instrucciones de sus jefas del partido amarillo de bloquear al capitalino, con la peregrina esperanza de ganar la capital en el próximo proceso electoral, lo que puede asegurarse no ocurrirá ni estarán cerca de hacerlo.

HAY QUE VER QUE TODO MÉXICO se encuentra en una situación delicada por la caída de los precios del petróleo, del que dependíamos en gran medida y los problemas financieros de la comunidad global. La mayoría de los problemas vienen de fuera, de los conflictos de un capitalismo que se retuerce en sus contradicciones y que traslada todas las pérdidas y los daños a los menos desarrollados.

¿Dónde está la salida a tantos problemas?

Habrá que buscar a Diógenes y con su linterna no buscar a un hombre, sino una salida a las crisis permanentes y recurrentes.

Ahora cobra vigencia la frase aquella: “paren el mundo, me quiero bajar”. Lo malo es que no hay a dónde ir.

[email protected]

[email protected]

- PUBLICIDAD -

Últimas Noticias

- PUBLICIDAD -

Te puede interesar...

- PUBLICIDAD -