Alexis Blancas

Familiares y amigos de Francisco Javier García Palma y Azucena Valdéz Bautista se manifestaron en Chilpancingo, para exigir a las autoridades correspondientes su aparición con vida de quienes fueron desaparecidos desde el pasado sábado 29 de junio.
Francisco Javier, ingeniero en Sistemas Eléctricos egresado del Instituto Politécnico Nacional (IPN), hace apenas un año y Azucena Valdéz, abogada de profesión, fueron vistos por última vez en el poblado de El Ocotito, municipio de Chilpancingo, donde acudieron para atender un caso legal.
De acuerdo a sus familiares, el sábado esperaban el regreso tras su diligencia, sin embargo, nunca recibieron noticias de ellos desde entonces, por lo que de manera inmediata acudieron a realizar sus denuncias por desaparición.
A pesar de los esfuerzos de la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas (CEBPD), aún no hay avances en sus investigaciones y mucho menos se ha podido dar con su paradero.
Familiares de los dos desaparecidos, informaron que desde el primer momento que no supieron de ellos, acudieron a realizar recorridos por la zona en dónde fueron vistos por última vez, sin tener resultados positivos.
Por lo que ante la desesperación, decidieron salir a protestar y bloquear la entrada del paso desnivel sobre la avenida Juan N. Álvarez, para exigir a las autoridades intensificar las labores de búsqueda y solicitar la intervención directa de la gobernadora del estado, Evelyn Salgado Pineda, para aumentar el despliegue de personal policial en la zona.
Según sus familiares, Francisco Javier y Azucena, no tenían enemigos ni problemas con nadie, por lo que desconocen el motivo de su desaparición.
En el caso de Francisco Javier, sus padres indicaron que egreso como ingeniero Sistemas Electrónicos por Instituto Politécnico Nacional (IPN), hace apenas un año y desde su regreso a Chilpancingo, tenía trabajos ocasionales y se desempeñaba como chofer de su suegra, con quién ahora se encuentra desaparecido.