Jesús Saavedra


El presidente, Andrés Manuel López Obrador acusó a la DEA de estar detrás de la narrativa de querer culpar al Ejército como institución, de la desaparición forzada de 43 normalistas en Iguala y aseveró que de acuerdo a sus investigaciones “no hay ningún elemento” probatorio que apunte a esta afirmación.



Este jueves el presidente dedicó casi una hora en hablar del caso Ayotzinapa e inició hablando del libro de la periodista, Anabel Hernández quien en su libro sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa-



En ese libro, sostiene que de acuerdo a un testimonio de un agente de la DEA, el jefe de Guerreros Unidos (GU) le ordenó al Ejército que se llevaran a un grupo de normalistas detenidos y estaban en Barandillas, que fueron llevados al 27 Batallón de Iguala donde los desaparecieron, “cuando no hay ninguna prueba (que eso sucedió)”.



Y que ese capítulo de ese libre se llama “fue el Ejército” y que a partir de ahí se retoma esa narrativa en el Comité de madres y padres de los muchachos desaparecidos.



Acusó a la DEA (oficina encargada del combate al tráfico de drogas en Estados Unidos), “tengo mis sospechas que en ese entonces había la intención desde Estados Unidos, en particular de la DEA de vengarse del Ejército” y mencionó la detención del ex secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos.



Atribuyó a esa intención de la DEA de “vengarse” porque desde el gobierno de Felipe Calderón “quisieron utilizar al Ejército para llevar a cabo sus operaciones en México, en el gobierno de Calderón operaban desde la embajada de Estados Unidos y como no podían subordinar al Ejército, por lo que significa el Ejército, surgido de una revolución nacionalista; se llevan a Marinos a formarlo en el Comando Norte y constituyen un cuerpo de élite militarizado y lo subordinan” y el Ejército se resistió.



Reveló que Anabel Hernández fue una testigo a favor de José Ulises Bernabé, quien era juez de Barandillas de Iguala y recibió asilo político en Estados Unidos; dijo que el juez sostiene que ningún grupo de normalistas de Ayotzinapa llegó detenido a Barandillas, lo cual dijo es falso y que hay pruebas que sí estuvieron detenidos y se los habrían llevado policías municipales de Iguala.



Insistió que el juez de Barandilla, José Ulises Bernabé debe responder “a quién entregó ese grupo de jóvenes o quién le ordenó que se los entregara a la policía, sin tenerlos detenidos y se los llevan, esa es una versión y que regresan las patrullas llenas de lodo, pero ya sin los jóvenes y además los que se los llevan, policías desaparecen, porque el mismo jefe de la policía les está hablando por un tiempo de casi dos horas y no contestan”.



López Obrador aseveró que en el caso Ayotzinapa “lo más importante es encontrar a los muchachos y estamos haciendo un esfuerzo para convencer a quienes participaron que nos den información, los vamos a proteger” y aceptó que por ello se ha publicado para reformar la Ley de Amnistía.



Señaló que los abogados le han pedido que les ponga en contacto con la presidenta electa, Claudia Sheinbaum porque creen que ya no va a resolver el caso, “sí los voy a poner en comunicación con la presidenta electa, quien es muy sensible y quiere también saber del paradero de los jóvenes, va a
haber justicia”.



“¡Pero espérenme, todavía me faltan tres meses; espérenme!, todavía voy a dar tres informes, uno se los voy a entregar en sus manos a los padres el 3 de julio, a uno por uno de los padres, porque no quiero entregar los documentos a los representantes, porque esos están ya con una postura y quiero que se conozca todo”, añadió.



El presidente planteó “a lo que voy es: ¿Fueron las autoridades locales y la delincuencia que operaba en ese entonces en Iguala y en toda la región? O ¿Fue el gobierno federal y el Ejército?, así han llevado las cosas”.



Subrayó que el Estado si tuvo responsabilidad “por la asociación delictuosa entre autoridades locales y la delincuencia; también pudo haber de parte del Ejército, para ser más precisos de parte de los soldados omisión, sí estuvieron y sabían que a los jóvenes los habían detenido, por qué no actuaron” y señaló que además inventaron la verdad histórica que los quemaron a los jóvenes y tiraron sus restos al río.