La Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil (SGIRPCGRO) informó que para este viernes se prevé la ocurrencia de chubascos y lluvias de variada intensidad en diferentes zonas del estado, debido a varios sistemas meteorológicos que afectan al territorio nacional. Este temporal de lluvias se extenderá durante el fin de semana en el sureste de México y la península de Yucatán.

Estas condiciones son generadas por un Canal de Baja Presión que se extiende al norte de Guerrero, en interacción con la Vaguada Monzónica y dos zonas de inestabilidad con potencial ciclónico. Estos factores favorecerán el ingreso de humedad y nubosidad al territorio guerrerense, con la posibilidad de precipitaciones ligeras en las regiones Norte, Costa Grande, Acapulco y Costa Chica, así como lluvias moderadas en las regiones Sierra, Centro y Montaña.

Las lluvias pueden estar acompañadas de actividad eléctrica, rachas de viento de 50 a 70 kilómetros por hora, alto oleaje y caída de granizo en las partes altas del estado. Estas condiciones podrían incrementar los niveles de ríos, arroyos, lagunas y otros cuerpos de agua, además de generar derrumbes, deslaves e inundaciones en partes bajas.

Una zona de inestabilidad con potencial ciclónico se mantiene en vigilancia frente a las costas de Guerrero, con un 10 por ciento de probabilidad de desarrollo ciclónico en las próximas 48 horas a 7 días. Esta mañana, se encontraba ubicada a 320 kilómetros al oeste de Acapulco, Guerrero.

La Secretaría, a través de la Dirección de Monitoreo y Análisis de Riesgos, monitorea permanentemente los sistemas meteorológicos que afectan al país, con el propósito de emitir avisos y alertamientos de manera oportuna.

Se recomienda a la población mantenerse informada a través de fuentes oficiales, no propagar rumores y seguir las indicaciones del personal de seguridad y protección civil. Además, se pide estar atentos al
comportamiento de ríos, arroyos, barrancas y lagunas, para evitar ser sorprendidos por inundaciones súbitas, así como a las zonas propensas a derrumbes y deslaves, que son frecuentes en esta temporada de lluvias.