14.6 C
Chilpancingo
sábado, 27 noviembre , 2021

Que nos digan si los mataron y ya no mientan: Madre de uno de los 43

Te recomendamos

- PUBLICIDAD -
  • Blanca, madre de Jorge Álvarez, dice que “quiero saber dónde está el cuerpo, necesito saberlo”, porque “es duro perder un hijo”, pero “también es duro que se burlen de uno y que le digan mentiras”

Redacción

En el Día Internacional de las Desapariciones Forzadas, la cadena de televisión alemana DW recabó el testimonio de la madre de uno de los 43 normalistas  desaparecidos en Iguala, el 26 de septiembre de 2014.

- Patrocinado -

Blanca, madre de Jorge Álvarez Nava, quien tenía 19 años el día que desapareció luego de que estudiantes de la Normal de Ayotzinapa fueron atacados por policías municipales de Iguala y sicarios de Guerreros Unidos, afirma que “si lo mataron, quiero saber dónde está el cuerpo, necesito saberlo, no que me digan mentiras”.

Explica que “es muy doloroso contar todo desde un principio, recordar lo que pasó duele mucho. Son cosas que uno nunca va a superar. Él quería ser doctor, pero el dinero no alcanzaba y una carrera de médico es muy cara, así que tuvo que ir a la escuela normal para ser maestro”.

La mujer recuerda que a su hijo Jorge “le gustaban mucho los niños y les tocaba la guitarra. Él solo aprendió a tocarla, sacaba las notas del Internet y fue así como aprendió. En las tardes nos sentábamos aquí en el patio y nos tocaba la guitarra”.

- Patrocinado -

Blanca explica “que lo desaparecieron con 19 años. El 24 de septiembre fue la última vez que hablé con mi hijo, un día después de su cumpleaños. Le dije que cuando regresara le iba a hacer una comida para festejarlo”.

“Perder un hijo es lo peor que le puede pasar a uno. Toda la familia lo sufre. Yo sigo buscándolo. El gobierno de Peña Nieto nos dijo mentiras y este parece que sí tiene voluntad, pero va muy lento porque hay personas del antiguo gobierno que no los dejan avanzar. Eso es lo que a nosotros no desespera. Se van a cumplir 7 años y no hay respuestas. Solo encontraron dos pedacitos de los jóvenes en un arroyo. Yo quiero saber dónde está mi hijo. Si lo mataron quiero saber dónde está el cuerpo, necesito saberlo, no que me digan mentiras”.

Añade que “al principio el gobierno de Guerrero quiso engañarnos. A los quince días de la desaparición, encontraron una fosa con 25 cuerpos y se atrevieron a asegurar que eran nuestros hijos. Si nosotras no insistimos en que vengan los peritos de Argentina, el gobierno hubiera zanjado todo con un cuerpo que no era el de nuestros hijos”.

- Patrocinado -

Afirma que “Enrique Peña Nieto también nos dijo su ‘verdad histórica’ y yo le dije que eso era una mentira histórica. Dijo que los delincuentes los quemaron en el basurero de Cocula con llantas y leña. Pero uno, aunque es pobre y campesina, sabe de lumbre. Si yo quemo una basura se quedan también chamuscados los otros montecitos. Las pruebas y los peritos de Argentina dijeron que allí nunca pasó nada de eso, nunca hubo un incendio de esa magnitud. Y así quedó derrumbada su mentira”.

“Es duro perder un hijo, es lo peor que le puede pasar a una madre, pero también es duro que se burlen de uno y que le digan mentiras. Da mucho coraje que se burlen. El Gobierno de ahora quiere hacer las cosas bien, pero todo va muy lento. ¿Cuándo vamos a llegar a la verdad? Los padres, las madres, algunos ya se están muriendo, otros estamos enfermos. Ya no estamos como empezamos y me pongo a pensar: ‘me voy a morir y no voy a saber nada de mi hijo. No voy a saber si está vivo, si está muerto, dónde lo mataron o dónde me lo tiraron’. Ya son siete a años sin saber nada de él, a veces me pregunto cuánto tiempo llevo aguantando sin mi hijo. Siempre le pregunto a Dios: si vive ¿cómo estará? Los vecinos nos dicen que nos aplaquemos ya, después del tiempo la gente es ajena al dolor de uno. Que nos digan ya la verdad, por muy dolorosa que sea.”

Déjanos tus comentarios
- PUBLICIDAD -

Últimas Noticias

- PUBLICIDAD -

Te puede interesar...

- PUBLICIDAD -