23.2 C
Chilpancingo
martes, 11 agosto , 2020

Adiós, señor Héctor

- PUBLICIDAD -

Te recomendamos

Escasa participación en los módulos de pruebas Covid en Tecpan

Pedro Patricio El martes fueron instalados seis módulos para realizar la detección oportuna del...

El CCE rechaza video para promover Acapulco

* Joaquín Badillo, dirigente de esa organización, pidió a quienes  idearon ‘Mom I’m in Acapulco’, que “si...

En redes identifican a la ‘rata’ golpeada en una combi

México. En redes sociales difundieron la presunta identidad de la ‘rata‘ golpeada por...

Condena la ONU el homicidio de Pedro Morrugares

* La oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos pidió a las autoridades mexicanas “investigar de forma...

Hay menos muertes por COVID-19, pero no es para bajar la guardia: Astudillo

* El gobernador reiteró la recomendación de utilizar cubrebocas y mantener la sana distancia en lugares públicos,...

Arturo Cuicas

“¡La de ‘Opio’, señor Héctor!”, le gritaba en los toquines.

Nos tuteábamos, nos madreábamos, nos albureábamos, pero aún así le decía señor. Él siempre me correspondió diciéndome “Señor Cuicas”.

Recuerdo bien el día que lo conocí, porque nunca fue el tipo de persona a la que ignoras: Botas, chamarra, cigarro y una actitud de rockstar que nunca le vi perder. Así era. Así lo voy a recordar.

Yo recién entraba a la chamba y él ya llevaba sus años aporreando teclas. Fue un gran compañero de trabajo, un gran gurú.

Con los años, compartimos muchas cosas. Platicamos en todos lados. Platicamos en la seriedad del trabajo, en la barra del bar, en el lavado y su alegre madrugada, en la tranquilidad de su casa y en cualquier encuentro fortuito, donde se hacía ver gritando desde lejos su enfadada frase de siempre: “¡Pura pérdida!”

Y platicamos mucho. Del periodismo bueno, del malo; de libros soberbios –¡cuánto admiraba a Kapuściński!-, de gente imbécil, de días largos; de The Who, de Héroes; de Bunbury, de Bob Dylan, de Led Zepellin –en general, cualquier deidad del Rock era tema-, de Star Wars, de los Cazafantasmas, de Pixar y de Tin – Tan; de enredos del trabajo y de pleitos de borrachos. Hablamos mucho, incluso cuando los temas cambiaron: de tipos de biberón, de enfermedades pediátricas, de desvelos, de caca de bebé y de la involuntaria metamorfosis de músico de bar a padre luchón.

Con él se podía hablar de esas cosas y de más.

Recuerdo cuando le gritaba, desde cualquier mesa de Los Hildaros: “¡La de ‘Opio’, señor Héctor!”, y siempre me complacía.

Al acabar el show, cualquier jueves o viernes, se acercaba a la mesa donde lo esperaba -por lo regular con mi esposa, fan de hueso colorado- y mientras se acababa su cerveza filosofaba sobre cualquier absurdo.

Hubo un tiempo en que convivir con él –por aquello de la chamba- era irremediablemente cotidiano… y nunca me imaginé que un día lo iba a echar tan de menos.

Pero lo dice la canción misma: “Las cosas más triviales se vuelven fundamentales”.

Se adelanta, señor Héctor. Pero deja mucho para todos aquellos que lo conocimos.

¡Qué buen toquín se ha de estar armando allá!

Déjanos tus comentarios
- PUBLICIDAD -

Últimas Noticias

Héctor Astudillo: A pesar de la pandemia, la ruta de trabajo no ha cambiado

Aunque la velocidad no es la misma, el estado transita “con decisiones firmes y oportunas, para evitar mayores costos sociales, económicos y...

Repunte de violencia en Chilpancingo, porque llegó un nuevo grupo criminal, afirma el obispo

Salvador Rangel, responsable de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, dijo que ya había advertido que desde hace un par de meses entró otro grupo...

Antonio Gaspar entrega obra pública para la comunidad de Amojileca

Explicó que la pandemia frenó muchas cosas pero que a partir de que se anunció el semáforo naranja, el Gobierno de la...

Mil pesos de multa a quien no utilice el cubrebocas en Petaquillas

La sanción será aplicada por la Comisaría en coordinación con la policía comunitaria que opera en esa población cercana a Chilpancingo, informó...
- PUBLICIDAD -

Te puede interesar...

- PUBLICIDAD -
Déjanos tus comentarios