* Se requieren de más de 240 millones de pesos para cubrir esos pagos, dijo Tulio Pérez

Rosario García

- PATROCINADO -

Luego de la protesta de jubilados y pensionados en esta ciudad en exigencia del pago de prestaciones, el secretario de Finanzas, Tulio Pérez Calvo, informó que el gobierno del estado requiere de una partida presupuestal superior a los 240 millones de pesos para el pago de un bono semestral y anual a los jubilados del sector educativo, pero es un recurso que no tiene ninguna posibilidad de que sea aportado por la federación.

“Se les paga un bono semestral que ahorita está pendiente”, cuyo monto es de 42 millones de pesos; pero además con motivo de fin de año, también reciben un bono anual, para lo cual se requiere de un presupuesto de 212 millones de pesos. “Que cuando llegamos eran 190 millones de pesos, pero creció el número de jubilados, en consecuencia, el monto presupuestal también, estamos tratando de unir esa cantidad”.

Reconoció que los jubilados protestaron en el Parador del Marqués, de la autopista del sol, porque exigen la totalidad del pago. “Pero no hay tal recurso, que venía a través del programa de previsión social”, a través de las aportaciones de los trabajadores en activo y que a su vez se utilizaba para beneficiar a quienes ya no estaban en activo.
Justificó que a partir del 2015 la federación absorbió la nómina de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), y todo se les descuenta a los trabajadores desde las oficinas centrales y por ende, el estado no tiene ninguna posibilidad de operar con él.
“Y cuando se le solicitó a la Secretaría de Hacienda la devolución de ese recurso, respondió que ya no es viable la operación del programa”, situación que al estado le ha provocado una complicación seria para buscar los mecanismos necesarios para obtener recursos de otros rubros a través de algunos ahorros previos.
Informó que en el estado había inscritos al plan de previsión social por lo menos 20 mil trabajadores activos, y 35 mil jubilados. Casi al cierre del año, se buscan las vías para obtener los beneficios económicos para atender a los jubilados.
Recordó que por parte del gobierno federal se recibía una ayuda presupuestal anual por un monto de mil 121 millones de pesos, para el pago de salarios a 7 mil maestros que no son reconocidos en el techo presupuestal de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y de quienes, a partir de la siguiente administración federal, no se sabe qué trato se les dará.