Jesús Saavedra

 

El presidente, Andrés Manuel López Obrador aseveró que hay unas cien personas presas por la desaparición de los 43 normalistas en Iguala, que se van a reabrir investigaciones y que no habrá “carpetazo” al caso como quisieron hacer en el sexenio de Enrique Peña Nieto “fue un atisbo, un grave error”, aseveró.

Por segundo día consecutivo López Obrador hablo de la desaparición de los 43 muchachos en Iguala, quienes en septiembre cumplirán una década de haber sido víctimas de una desaparición forzada masiva que marcó la historia de Guerrero y del país.

El presidente recordó que a partir de las investigaciones que realizan en su gobierno, “hay como cien presos y se van a reabrir investigaciones y se sigue conociendo, se sigue indagando sobre lo sucedido,
pero lo más importante es encontrarlos y estamos trabajando en eso, esa es la prioridad”.

Reiteró que en las próximas semanas “vamos a presentar un reporte, pero lo que quisiéramos es encontrarlos, todo nuestro esfuerzo está en eso, a ver hasta dónde llegamos y se los dije a los padres y también se lo comentamos a los familiares (de los mineros) en Pasta de Conchos y Mirabete”.

Recordó que la semana pasada la presidenta, Claudia Sheinbaum Pardo lo acompañó a una gira en el norte del país y donde se comprometió a continuar con la búsqueda de los mineros atrapados en las dos minas en mención, “fue extraordinario que nos acompañara la presidenta, porque ella se comprometió ante una situación difícil que no avancemos, el próximo gobierno va a dar continuidad de rescate (de los cuerpos de los mineros)”.

Dijo que eso va a suceder en el caso Ayotzinapa si no llegase a resolver el caso, “aunque todavía nos quedan tres meses, pero en el caso que no encontráramos a los jóvenes de Ayotzinapa, estoy seguro que la presidenta electa, Claudia Sheinbaum Pardo va a darle continuidad a la investigación, además eso tiene que ser así”.

López Obrador sostuvo que se trata de “expedientes abiertos, no puede haber carpetazo, lo de la llamada verdad histórica (en el sexenio de Peña Nieto, que indicaba que a los 43 muchachos los asesinaron e incineraron en el basurero de Cocula) llevaba esa intención”.

Afirmó que “más que un error (fabricar esa llamada verdad histórica), fue un crimen querer dar carpetazo, porque pues los familiares y además la gente y a nadie, ni al Estado, ni a las instituciones convenía actuar
así”.

Insistió que la llamada verdad histórica, “fue un atisbo, un grave error, nosotros no vamos a cerrar ningún expediente, son expedientes abiertos, entonces vamos a continuar en las investigaciones del caso”,
finalizó.