Alexis Blancas

 

Después de la devastadora temporada de incendios forestales que azotó al Estado de Guerrero, el ejido de Azinyahualco, ubicado en Chilpancingo, ha decidido prohibir la tala y venta de leña.

En una asamblea general realizada el martes pasado en la Comisaría Municipal, los líderes comunitarios anunciaron la prohibición de la tala de árboles para madera o leña con fines de lucro.

El comisario, Celso Anota Palacios destacó la urgencia de estas acciones ante el descontrol de las actividades de tala, agravadas por la sequía que afecta la región.

Los ejidatarios y ciudadanos decidieron de manera unánime frenar la tala, reconociendo la necesidad de preservar los recursos forestales.

La medida establece que queda estrictamente prohibido sacar madera del ejido para venta, así como la extracción de leña, ya sea verde o seca.

Advirtieron que aquellas personas que violen este acuerdo serán sancionadas internamente de acuerdo a la ley.

Asimismo, se estableció un proceso para aquellos ciudadanos o ejidatarios que necesiten madera para uso doméstico, deberán notificar a las autoridades y obtener autorización de la asamblea, asegurando así un uso responsable de los recursos.

Dentro de la prohibición también incluyeron la venta de postes de madera y la cacería extensiva, esto para proteger la biodiversidad de la región.

Por último, invitaron a los ciudadanos a notificar a las autoridades antes de realizar quemas, con el objetivo de prevenir incendios forestales y evitar posibles sanciones.