30 C
Chilpancingo
sábado, 21 mayo , 2022

La PGR intentó llevarlo a la cárcel por el Caso Ayotzinapa, dice Ángel Aguirre

Te recomendamos

- PUBLICIDAD -
  • * “Alguien tenía que caer y eligieron al entonces gobernador de Guerrero, para tratar de frenar un poco la presión social que se estaba dando” por la desaparición de los 43 normalistas, dijo el exgobernador
  • * “Morena está en un sueño guajiro, no tiene garantizado absolutamente nada; este proceso electoral será diferente al anterior, no habrá Andrés Manuel en la boleta”, consideró

Redacción

El exgobernador Ángel Aguirre Rivero afirmó que detrás del Caso Ayotzinapa hubo “un móvil político” para afectar su administración y llevarlo a la cárcel; reveló que cuenta con documentos para probarlo.

- Patrocinado -

Este lunes, el político ometepequense concedió una entrevista al periodista Federico Sariñana Valdez, en la que habló sobre el Caso Ayotzinapa, emitió sus opiniones respecto al gobierno de Andrés Manuel López Obrador y expuso algunas valoraciones sobre el panorama político que se avecina con el proceso electoral de 2021, cuando se elegirá al nuevo gobernador, ayuntamientos, diputados locales y federales. 

El exmandatario recordó que en el año 2011 renunció a sus 25 años de militancia en el PRI, para contender como candidato del PRD a la gubernatura de Guerrero, proceso en el que resultó triunfador. 

Sostuvo que a partir de ese momento hubo una especie de venganza política en su contra, orquestada desde el gobierno federal que entonces encabezaba el priísta Enrique Peña Nieto. 

- Patrocinado -

Aguirre Rivero se refirió a la entrevista que el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas Rodríguez, concedió la noche del domingo al periodista Jenaro Villamil, en la que reconoció que la Procuraduría General de la República (PGR) atrajo la investigación del Caso Ayotzinapa 10 días después de que ocurrieron los hechos y desechó por completo las indagatorias realizadas por la Procuraduría General de Justicia del Estado, que entonces encabezaba Iñaki Blanco Cabrera. 

A partir de ahí, el propio subsecretario de Derechos Humanos consideró que la PGR pretendía la construcción de una verdad histórica a modo. 

Aguirre Rivero destacó que la nueva investigación del Caso Ayotzinapa reconoce que la PGJE sentó las bases de las indagatorias. 

- Patrocinado -

Prueba de ello es que se están tomando en cuenta las declaraciones que recabó en su momento la PGJE. 

“Hoy está reconocido, incluso por organismos internacionales como el Alto Comisionado de la ONU, que de las personas que fueron encarceladas por la PGJE ninguna ha quedado en libertad; eso habla del profesionalismo con que se hicieron las cosas y de que no hubo tortura”, apuntó Aguirre. 

Consideró que estas indagatorias de la PGJE que hoy se retoman aportarán más elementos para “demostrar que en el asunto de Ayotzinapa hubo un móvil político” para afectar su gobierno. 

El exmandatario guerrerense subrayó que cuando la PGR atrajo el caso, “se involucraron otras áreas que no tenían nada que ver en el asunto de Ayotzinapa”, situación que “da cuenta de que hubo ese sesgo político para perjudicar a un gobernador que pertenecía a una coalición de las izquierdas”. 

“En otras palabras, nunca hubo perdón desde que yo llegué (al gobierno del estado)”, aseveró Aguirre Rivero.

Afirmó que en la nueva investigación del Caso Ayotzinapa se han incorporado elementos que demuestran que hubo una estrategia para “propiciar desprestigio” contra su persona. 

“Alguien tenía que caer y eligieron al entonces gobernador de Guerrero, para tratar de frenar un poco la presión social que se estaba dando; pensaron que con mi salida se iban a aminorar las cosas y nunca se pusieron a pensar que esto tendría una trascendencia internacional”, expuso. 

El político oriundo de Ometepec aseveró que tiene “la conciencia tranquila” en el Caso Ayotzinapa. 

Señaló que entre los nuevos hallazgos en la investigación, hay elementos para afirmar que la Policía Federal estuvo enterada del operativo que instrumentaron policías municipales y pistoleros de Guerreros Unidos contra los estudiantes de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre de 2014.

Incluso afirmó que los federales “sabían previamente lo que iba a ocurrir y no hicieron nada para evitarlo”. 

También señaló que hay elementos que apuntan a que el Ejército “estuvo presente y no actuó para proteger a los jóvenes que andaban escondiéndose en esa fatídica noche de Iguala”. 

Recordó que la entonces PGJE rescató a casi 60 jóvenes de Ayotzinapa que se encontraban escondidos en distintos puntos de la ciudad; de no ser por la actuación de los ministeriales, consideró que hoy habría más de 43 normalistas desaparecidos. 

“De parte nuestra nunca hubo omisión, responsabilidad y mucho menos el deseo de tratar de perjudicar a los jóvenes de Ayotzinapa”, sentenció. 

Por el contrario, dijo que tiene “mucha fe y esperanza de que pronto lleguemos a conocer la otra verdad de los hechos”.

Aguirre Rivero también habló sobre lo ocurrido después de solicitar licencia para separarse del cargo como gobernador, después de poco más de un mes de los hechos de Ayotzinapa.

Relató que casi de inmediato recibió una notificación del SAT para revisar sus cuentas, pero contrario a los cinco años de antecedente que marca la ley, revisaron los últimos 25 años de su historial. 

“No me encontraron nada, me impusieron solamente una multa por el uso de tarjetas de crédito”, comentó Aguirre, según se establece en el documento que le entregó el entontes jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera, Alberto Baz Baz. 

Sin embargo, el exgobernador reveló que tiene “más oficios y documentos” en los que consta cómo trataron de “perjudicarlo”, a través de la vinculación con grupos de la delincuencia organizada y actividades ilegales como el lavado de dinero. 

“Ese es otro factor que indica que hubo el ingrediente político para dañarme, para perjudicarme”, insistió. 

Relató también cómo fue llamado a declarar ante la PGR quien fuera su secretario general de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo. 

Añadió que el titular de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, lo invitó a sus oficinas a tener “una conversación de amigos”, pero cuando Martínez Garnelo llegó fue obligado a permanecer toda la noche y a rendir su declaración ministerial. 

El interrogatorio habría iniciado con la siguiente pregunta: “¿Con qué grupos de la delincuencia organizada está involucrado el gobernador Aguirre?”.

“A toda costa querían vincularme con la delincuencia organizada y con el lavado de dinero; si me hubieran encontrado un sólo elemento no lo hubieran pensado dos veces, hubieran procedido contra mí y yo estaría ahora en la cárcel”, expuso el exmandatario perredista. 

Agregó: “Llevarme a la cárcel era parte de la estrategia que ellos diseñaron, yo tengo esos documentos”.

Aguirre Rivero recordó que como gobernador era quien encabezaba las reuniones del Grupo de Coordinación Guerrero, en el que participaban todas las instituciones de seguridad, tanto a nivel estatal como federal. 

Indicó que en esas reuniones expuso “la necesidad de investigar a algunos alcaldes que tenían posibles vínculos con la delincuencia organizada”, entre ellos el entonces presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca Velázquez. 

Sin embargo, denunció que las actas y minutas que se levantaron de dichas reuniones fueron “desaparecidas” por quien fungía como secretario técnico del Grupo de Coordinación Guerrero, quien se desempeñaba como delegado del Cisen. 

“En esas actas y minutas está todo y se puede encontrar quiénes fueron omisos y quiénes plantearon a tiempo la necesidad de prevenir estos eventos”, afirmó. 

Por ello, dijo que solicitó al actual fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, que se investigue el paradero de las actas extraviadas. 

Respecto al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, aclaró que no tenía amistad con él. 

“Yo al señor Abarca lo conocí cuando estuve en campaña para gobernador, ahí algunos políticos locales me lo ponderaron mucho, me lo acercaron en una visita que hice, posteriormente me hizo alguna insinuación para aportarle algo a mi campaña, cosa que le dije que no le iba a aceptar, que le agradecía el gesto pero no, porque ya desde entonces corrían rumores de la posibilidad de vínculos con la delincuencia”, comentó Aguirre Rivero. 

También recordó que cuando el PRD definió a sus candidatos para las alcaldías, él se pronunció en contra de José Luis Abarca. 

Su propuesta, dijo, fue a favor de Oscar Díaz, pero no atendieron su sugerencia y ‘Los Chuchos’ impusieron a Abarca.

Señaló que derivado de esa decisión “han habido infamias terribles” que lo perjudicaron en lo familiar. 

Ejemplo de ello fueron los comentarios que afirmaron que él sostenía una relación amorosa con María de los Ángeles Pineda Villa, esposa de Abarca Velázquez. 

“No me quiero curar en salud ni decir que soy un angelito, pero nunca tuve ningún tipo de relación ni con la señora ni con su esposo”, sentenció. 

AMLO debe reconciliar al país

Aguirre Rivero también emitió algunas valoraciones sobre el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador. 

Señaló que a dos años de su llegada al poder, existe un “desgaste natural”. 

Respecto a los programas sociales que maneja la Federación, reconoció que hay quienes los califican como “asistencialistas”. 

De manera personal, consideró positivo que se apoye a los adultos mayores, que se les haga justicia a los discapacitados y se ayude a los jóvenes que inician con su primer empleo.

Sin embargo, sostuvo que esas acciones no son suficientes. 

Consideró que es necesaria una “reconciliación” entre López Obrador y la clase empresarial. 

“No puede estar enfrentado permanentemente con aquellos que generan empleo e inversión”, consideró. 

También sostuvo que “no se puede gobernar con resentimientos y es algo que el presidente tendrá que ir trabajando gradualmente para ganarse y sumar a aquellos que no creyeron en su proyecto”.

Aguirre Rivero reconoció que López Obrador “tiene muchas cosas positivas en su gobierno”, como el combate a la corrupción, que le ha dado los mayores índices de popularidad y aceptación. 

Sin embargo, señaló que más allá de la popularidad “hay una situación que no podemos negar ni ocultar, la crisis económica que se avecina”.

Advirtió que “a lo mejor vamos a tener más muertos por el hambre que por la pandemia de Covid-19”, porque “la hambruna ya empieza a mostrar sus uñas en regiones muy empobrecidas del país como Guerrero”. 

Sostuvo que “la gente no va a poder vivir sólo con los programas sociales” y por ello es necesario que López Obrador se reconcilie y se coordine con los empresarios. 

“Hay necesidad de una reunión urgente, que el presidente convoque a todas las fuerzas sociales y políticas del país, porque si no estamos unidos va a ser más difícil enfrentar los embates de esta crisis que no tiene precedentes”, sentenció. 

En el caso específico de Guerrero, señaló que el turismo es la actividad económica más importante, pero desde hace cuatro meses está paralizada por causa de la pandemia.

“¿Hacia dónde van a emigrar todas las familias que viven de esta actividad? Es muy triste decirlo, pero algunos caminarán por la violencia, por la delincuencia, si no se contrarresta y no se diseña una estrategia adecuada”, expuso el exgobernador. 

Insistió en que el presidente López Obrador debe valorar este “pacto de unidad de todos los mexicanos”, porque “si solamente está pensando en garantizar el triunfo en 2021 para la mayoría de las cámaras y gobernadores, entonces se olvidará de su responsabilidad como conductor de una nación”. 

Viable, una alianza electoral PRD, PRI, PAN, MC

Aguirre Rivero expuso algunas opiniones sobre el proceso electoral de 2021, en el que se elegirán gobernador, ayuntamientos, diputados locales y federales. 

Aseveró que el escenario político-electoral no favorecerá a Morena como ocurrió en las elecciones de 2018. “Veo un escenario muy diferente”, expresó. 

El motivo, dijo, es el mal desempeño que han tenido los diputados y alcaldes de Morena. 

Además, sostuvo que una alianza entre el PRD, PRI, PAN y Movimiento Ciudadano sería altamente competitiva y le “arrebataría triunfos” a Morena. 

Consideró que sí existen condiciones y personajes capaces para realizar una alianza de esa naturaleza.

Por lo pronto, dijo que el PRD está trabajando en la designación de su propio candidato. 

Indicó que, hasta el momento, solamente se han inscrito dos: Carlos Reyes Torres y Evodio Velázquez Aguirre, quienes se van a medir en encuestas promovidas por el Comité Ejecutivo Nacional del sol azteca. 

Quien resulte designado por parte del PRD, se medirá con los candidatos de los otros partidos políticos para definir quién es el más posicionado para encabezar la alianza. 

“Morena está en un sueño guajiro, Morena no tiene garantizado absolutamente nada; este proceso electoral será diferente al anterior, no habrá Andrés Manuel en la boleta”, apuntó.

No está en sus planes participar en las elecciones

En la recta final de la entrevista, Aguirre Rivero fue cuestionado sobre sus aspiraciones políticas.

De entrada, se descartó para contender en 2021, pero no descartó que pueda cambiar de opinión. 

“”Dios sabe por qué hace las cosas, hoy por mi mente no pasa ninguna aspiración, ni de ser presidente municipal de Acapulco, aunque agradezco a quienes han expresado su simpatía”, expuso.

Por el momento, dijo que su compromiso más importante está con su familia. 

Además de aparecer como posible candidato del PRD a la alcaldía de Acapulco, indicó que también le ofrecieron ir en la lista plurinominal para diputado federal.

“Eso lo estoy valorando, pero nunca he sido partícipe de pluriominales, yo siempre he ganado a ras de tierra, yo disfruto, gozo, vivo intensamente las campañas políticas porque me dan el acercamiento con la gente y disfruto de la convivencia y los recorridos por Guerrero”, comentó.

Por ahora, dijo que está “en esa valoración”.

Aguirre Rivero aclaró que no se ha alejado de la política, pues está trabajando en Izquierda Progresista de Guerrero, la corriente que fundó su hijo al interior del PRD. 

Destacó que ésta ya se convirtió en la segunda fuerza más importante dentro del sol azteca, a pesar de que están en discusión más de 50 mil afiliados que no han sido reconocidos por el INE. 

Gracias a esta fuerza política y a una “negociación inteligente, decente y adecuada”, reveló que el próximo dirigente estatal del PRD podría ser el diputado local Alberto Catalán Bastida, líder de IPG.

Aguirre Rivero también dijo que se mantiene activo en la política a través de sus escritos, entrevistas, colaboraciones en medios locales y nacionales, así como dos libros que se publicarán a finales de este año.

- PUBLICIDAD -

Visita Evelyn Salgado la Sierra, ofrece apoyo a quienes dejaron de sembrar amapola 

 La gobernadora dijo que ese es un gran paso y que ahora corresponde “a las autoridades de los tres...

Últimas Noticias

- PUBLICIDAD -

Te puede interesar...

- PUBLICIDAD -