17.7 C
Chilpancingo
miércoles, 5 octubre , 2022

Encabeza Marco Leyva una ríspida sesión de Cabildo

Te recomendamos

- PUBLICIDAD -

* Los 8 ediles priístas votaron en contra de las propuestas que les presentó el alcalde para que ocupen las secretarias General del Ayuntamiento y de Finanzas

* Le echaron en cara que realizó una “administración pública desastrosa” que dejó las finanzas públicas “quebrantadas”
Alondra García

- Patrocinado -

El cabildo de Chilpancingo rechazó las propuestas que presentó el alcalde Marco Antonio Leyva Mena para ocupar la Secretaría General del Ayuntamiento y la de Finanzas.
La tarde de este miércoles se realizó la primera sesión de cabildo desde que Leyva Mena se reincorporó a la alcaldía capitalina.
Los ediles sesionaron en las oficinas de la Subsecretaría de Tránsito, debido a que los trabajadores sindicalizados mantienen tomado el Palacio Municipal.
El alcalde propuso al contador Luis Trejo Domínguez como nuevo titular de la Secretaría de Finanzas y a Romeo Ocampo Portillo como secretario general del ayuntamiento.
Con cinco votos a favor y ocho en contra, en ambas votaciones, los ediles rechazaron ambas propuestas.
Los regidores de la fracción priísta fueron quienes hicieron mayoría en la oposición contra las propuestas del alcalde.
El regidor de Planeación y Presupuesto, Jaime González González, aseveró que los titulares de la secretaría general de Gobierno que ya tuvo Leyva Mena no le dieron seguimiento a los asuntos legales, principalmente en relación a los laudos laborales.
Como consecuencia de ello, señaló que en estos momentos hay “diversas multas que no se han pagado por diferentes situaciones legales”.
“Creo que hacer un cambio en la Secretaría General va a venir a entorpecer lo poco o lo mucho que se ha avanzado y sólo faltan tres meses”, expuso.
Por ello, propuso la ratificación de Joel Eugenio Flores, actual secretario general del ayuntamiento, quien ingresó durante la administración del alcalde suplente Jesús Tejeda Vargas.
Por su parte, el regidor perredista Omar Chavarría Obeso comentó que desde hace un mes su fracción solicitó el cambio de los secretarios general y de finanzas, pero en ese entonces no tuvieron respuesta de Tejeda Vargas.
El edil se manifestó a favor del cambio de secretarios, pero exigió que se revisen los perfiles de las nuevas propuestas.
También propuso la posibilidad de que el alcalde envíe una terna al cabildo para que sea analizada y votada. “Tenemos que tomar ya esta decisión, porque no puede estar detenido el tema financiero del municipio”, apuntó.
En ese sentido, Leyva Mena coincidió en la urgencia de definir a los titulares de ambas áreas, porque hasta entonces no se podrán resolver temas apremiantes como el pago de salarios a los trabajadores de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH).
También apuntó la necesidad de dar cauce a las demandas de los trabajadores sindicalizados que mantienen tomado el palacio municipal, para que la administración pueda trabajar con normalidad.
“Por ahora no tenemos acceso a la Secretaría de Finanzas y hay temas urgentes que tenemos que atender. Necesitamos el acceso a las cuentas para poder resolver”, expuso el alcalde.
Respecto a la Secretaría General del Ayuntamiento, señaló que es necesario que “haya sintonía en la coordinación política para sacar temas urgentes”.
Leyva Mena manifestó su rechazo a la propuesta de ratificar a Joel Eugenio Flores en esa área, porque por su culpa “no se cumplieron las metas del Fortaseg” y el ayuntamiento de Chilpancingo está “a punto de perder la segunda ministración por 15 millones de pesos”.
El alcalde acusó que Eugenio Flores pagó contratos a partir de ese recurso que no estaban firmados y que por ende no tenían “validez ni aprobación”.
En cuanto a la Secretaría de Finanzas, Leyva Mena insistió en que es “demasiado delicado” y por ello requiere de una persona que le pueda dar confianza en el manejo de los recursos.
Incluso les puso como ejemplo que el próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no podría mantener en el cargo a los secretarios de Hacienda y de Gobernación que están actualmente con Enrique Peña Nieto.
Por ello, les pidió el voto de confianza a los regidores y abrió la posibilidad de que se haga “una especie de auditoría interna al nuevo secretario de Finanzas”.
En ese sentido, la regidora priísta Sara Pablo González afirmó que “no hay urgencia” en nombrar a los nuevos funcionarios, a pesar de que sólo le restan tres meses al gobierno municipal.
“Usted tiene un director de Administración, una tesorera y un secretario general actualmente. Las finanzas de momento no se detienen si usted tiene la voluntad de laborar con ellos”, argumentó.
También señaló que actualmente existen denuncias contra Leyva Mena en la Fiscalía General del Estado por diversos delitos, como peculado, fraude y desvío de recursos.
“Una cosa es que se me acuse y otra es que se compruebe. Son cosas diferentes (…). Tengo derecho a defenderme y estoy aquí para hacer frente a esas acusaciones”, le respondió el alcalde.
Sostuvo su negativa de ratificar a los actuales secretarios de Finanzas y general del ayuntamiento, bajo el argumento de que no puede “tener adentro a los funcionarios que lo acusaron” de los supuestos delitos.
Después, Leyva Mena reconoció que existe un boquete financiero en la administración municipal, pero aclaró que no fue provocado por él, sino por “dos huecos muy importantes: CAPACH y la nómina del ayuntamiento”.
Explicó que la nómina es “muy grande, está ahogando al ayuntamiento y lo seguirá haciendo si no se toman las decisiones correctas”.
Dijo que está dispuesto a meterse “a fondo” en la nómina para proteger a los trabajadores y deshacerse de los aviadores, propuesta que ya le hizo a los sindicatos.
Después, la síndica Cristina Morales se sumó a la propuesta de ratificar a Joel Eugenio Flores en la Secretaría General del Ayuntamiento, pues aseveró que en términos generales ha realizado una buena labor.
Incluso salió en su defensa por los 15 millones del Fortaseg que perdió el ayuntamiento debido a que Eugenio Flores pagó contratos sin firma.
En ese sentido, argumentó que “nadie puede ser perfecto en ningún área de la administración pública”.
Durante la discusión, Leyva Mena retomó la propuesta de presentar una terna al Cabildo para designar a los titulares en ambas secretarías, pero dejó en claro que no consideraría en ellas la ratificación de los actuales funcionarios.
El regidor priísta González González insistió en la propuesta de la terna, pero manifestó su rechazo a que Romeo Ocampo Portillo sea postulado para la Secretaría General, pues señaló que actualmente los ediles están emplazados a pagar multas de laudos laborales y que el propio Ocampo Portillo demandó al ayuntamiento por despido injustificado.
Leyva Mena reiteró su disposición a presentar una terna, pero insistió en que ella no incluirá a los actuales secretarios.
“No quiero y no lo voy a hacer. Quizás pueda estar rondando en la mente de algunos de ustedes que voy a hacer una cacería de brujas, que haré un verdadero aquelarre y no es así”, expresó.
Aclaró que su intención es orientar los trabajos del ayuntamiento para “entregar bien la administración pública”.

PRIÍSTAS VS MARCO LEYVA

En ese punto de la discusión, la regidora priísta Sara Pablo solicitó dar lectura a un documento redactado y firmado por los ediles de su partido.
En el documento, acusaron a Leyva Mena de haber encabezado una “administración pública desastrosa”, ya que las finanzas públicas están “quebrantadas” y no hay posibilidad de afrontar las “deudas, acreedores diversos e incumplimiento de obligaciones con la clase trabajadora”.
Además, los ediles priístas acusaron que hay una crisis generalizada en servicios públicos, deficiente alumbrado público y constantes cortes de energía eléctrica a los sistemas de bombeo de agua potable que agravan la falta de este servicio en la ciudad.
Acusaron a Leyva Mena de haberse apartado de sus obligaciones y llevar al ayuntamiento a una crisis “de la que no hay registro en toda la historia de Chilpancingo”.
También señalaron que hay dos denuncias penales por peculado, una de 24 millones de pesos correspondiente al ejercicio 2016 y otra por más de 178 millones, correspondiente a 2017. Entre ambas suman más de 200 millones de pesos.
Asimismo, en el documento apuntaron que existen carpetas de investigación en la Fiscalía General del Estado por la retención ilegal de cuotas sindicales por un monto de 65 millones de pesos, la opacidad en el manejo de los recursos para el saneamiento del basurero de La Cinca y 11 carpetas de investigación más en la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción por el incumplimiento de obligaciones a diversos empresarios y por fraude.
Estas carpetas de investigación, señaló Sara Pablo, “implican posibles ilícitos” atribuidos al alcalde Leyva Mena y a los colaboradores que lo acompañaron durante sus dos primeros años de gobierno.
Por ello, dijo que los regidores priístas están “imposibilitados a aprobar sus propuestas” para la designación del Secretario de Finanzas y del titular de la Secretaría General del Ayuntamiento.
“Afronte usted los muchos señalamientos de que es objeto”, le exigieron los ediles del tricolor a través del documento que leyó Sara Pablo.

- Patrocinado -

MARCO LEYVA EXHIBE A REGIDORES

En respuesta, Leyva Mena les preguntó a los regidores priístas si podían responderle qué es el delito de peculado.
Ninguno de los ediles pudo.
“Son niñerías sus preguntas”, respondió Sara Pablo.
“No, no son niñerías porque ustedes están haciendo un documento en el que me acusan y se supone que saben qué es el delito de peculado”, respondió Leyva Mena.
Después les explicó que dicho delito consiste en tomar recursos públicos para beneficiarse con ellos de manera privada.
“Ni en mis cuentas privadas, ni en mi situación patrimonial que tiene Hacienda y que está disponible en internet me van a poder demostrar que yo utilicé dinero público. Se los comento con toda claridad para que lo sepan”, apuntó.
Entonces la regidora Sara Pablo señaló la supuesta malversación de recursos públicos.
“El recurso público está. Ustedes no tienen acceso a la cuenta pública porque no la entregamos (…). No me pueden acusar de malversación cuando no tienen la cuenta pública”, respondió Leyva Mena.
Después afirmó que el manejo de los recursos públicos “está claro” y “acreditado en transferencias bancarias”.
También rechazó las acusaciones de peculado por más de 200 millones de pesos.
“Imagínense… ¿dónde voy a tener esa cantidad?, ¿en un banco?, ¿creen que no llamaría la atención?, ¿en mi casa?, ¿en un área?, ¿en dónde? Ocupan mucho espacio 200 millones de pesos y se los puedo comprobar en dónde están con las transferencias bancarias”, expuso.
Sobre el tema del destino final de la basura, señaló siete opciones que consiguió durante su administración y que de alguna manera fueron bloqueadas por diferentes autoridades.
También presumió que durante su gobierno se abatieron los indicadores de pobreza en materia de vivienda, según muestra el propio Coneval.
Al término de la discusión, el Cabildo votó las propuestas que presentó Marco Antonio Leyva Mena para la Secretaría General del Ayuntamiento y para la Secretaría de Finanzas.
Ambas fueron rechazadas con cinco votos a favor y ocho en contra por parte de la bancada priísta.
La sesión fue clausurada y se convocó a otra plenaria para este jueves al mediodía.

- PUBLICIDAD -

Últimas Noticias

- PUBLICIDAD -

Te puede interesar...

- PUBLICIDAD -